Combine Football & Health

¡Los Gamos son campeones!

Con victoria de 30-20 ante los Búfalos, ‘Los astados albiazules’ se coronan en la División +35.

Por Rogelio Acosta

‘Never quit’. Esa fue, es y será por siempre la manda de los Gamos CUM, equipo que lo demostró a lo largo del certamen con grandes partidos en los que daba alegría a la tribuna, misma que nunca salía decepcionada del que fuera el hogar de los astados en esta temporada, el Estadio ‘Látigo’ Gerner. Aquel que fuera testigo de las feroces batallas que sostuvieron cada domingo por la mañana sin importar el rival que se tuviera enfrente. La misión que se tenía enfrente era una de las más complicadas, sino es que la mayor; Los Búfalos, ‘Los cuernos escarlatas’ llegaban al juego con la plena confianza de cerrar con broche de oro el espectacular torneo que tuvieron en el que sólo conocieron la derrota en una ocasión y fue justo contra el rival en turno. La herida aún estaba fresca y querían cobrarse a lo grande: llevándose el ansiado trofeo a sus vitrinas.

En una final todo se vale, incluso tener a ‘Yizuz’ de tu lado.

Las hostilidades dieron inicio, Gamos en la esquina azul y los Búfalos en la esquina roja, el silbatazo sonó y los astados no dudaron en conectar inmediatamente, se intentó mucho por la vía terrestre, pero todos los ataques eran nulificados. Todo cambió con el arribo de su válvula de escape, Álvaro ‘Yizuz’, para ingresar a las diagonales contrarias y poner los primeros puntos en su favor. La inercia continúo con José Luis Jácome quien también anotó para los albiazules.Todo estaba saliendo a la perfección, pero ´Los cuernos escarlatas´ no iban a permitir que la historia se repitiera, por lo que repitieron la dosis recibida y emparejaron los cartones con las anotaciones de Carlos Téllez y César Sandoval. Todo comenzaba de nuevo y de hecho la historia se repetía, pues otra vez ‘Yizuz’ adelantó a los azules para llevarse una ligera ventaja al complemento.

El juego fue muy parejo, ninguno cedía en sus intenciones de llevarse la corona.

El final fue tenso, fue incluso tosco, ya no era tanto una lucha por el campeonato, era una prueba de supervivencia, la presión, el calor y las emociones estaban a tope. El partido entró al pantanoso camino de dónde sólo saldría quien tuviera una mejor condición física. Búfalos respondió otra vez con su QB, Sandoval, y lograba darle la vuelta al juego. El campeonato se cocinaba, se inclinaba de lado de los rojos, sólo había un pequeño detalle… era la última bala en el cartucho.El cansancio era evidente, sobre todo a la defensiva de ‘Los cuernos escarlatas’ que de a poco se iban quedando contra las cuerdas ante los incesantes ataques de los contrarios. La situación fue aprovechada por el RB, León Mota, que ingresó a la zona prometida en dos ocasiones para concretar la remontada, llevarse a casa el campeonato, gritarlo con su gente y confirmar una vez más que, por algo, son el equipo que nunca se rinde.

Más que una final, más que un resultado, aquí hay hermandad y unión.

Imágenes: Yael Mejía